De las guerras entre Funerarias y Compañías de Seguros

En los años que llevo como funerario, he visto como se ha desarrollado una guerra cada vez más abierta entre las Funerarias y las Compañías de Seguros.

El cambio de las costumbres funerarias españolas, acarrea un cambio en las políticas de las Compañías de Seguros. Antes, las compañías contrataban los servicios de las funerarias cuando se producía un fallecimiento, pero como no había tanatorios prácticamente daba igual la funeraria que realizaba el servicio (OJO, hablo siempre de forma general).

Con la llegada de los tanatorios, las funerarias que se decidieron a apostar por estas instalaciones, se llevaron el gato al agua y empezaron a llevarse la mayoría de los servicios. Al principio se decía:
– Ahora nos llevaremos el cuerpo al tanatorio.
– ¿Al sanatorio dice usted?
– (Si señora, donde usted diga)
Pero ahora es la familia la que directamente te dice: – Quiero ir al tanatorio XXXX

Las agencias de seguros (aquellas que operaban de forma “independiente” pero con la imagen corporativa y algunas directrices de la central) vieron que era muy interesante constituir una empresa funeraria a la que llamar cuando tenían que asistir un fallecimiento. Entonces se pagaban a sí mismos. Negocio redondo.

Durante muchos años, en mi tierra, se daba esa situación. Varias familias propietarias de carteras más o menos ámplias de seguros, montaron sus propias funerarias. Con el paso del tiempo, llegaron a unirse entre ellas y decidieron montar un tanatorio en la ciudad quedandose con casi el 70% de los servicios funerarios.

Pero llega el momento en que las compañías de seguros deciden hacer lo mismo: crear su propia funeraria y pagarse a sí mismos (Servisa de Ocaso, Albia de Santa Lucía…). Todo queda en casa. Van quitandole las carteras a esas agencias absorviendolas y convirtiendolas en sucursales totalmente dependientes de la política central de la compañía. Y cuando se produce un fallecimiento, llaman a su propia funeraria dejando fuera del negocio a los que antes se lo llevaban todo.

Comienza la Guerra.

Las pequeñas (y a veces no tan pequeñas) funerarias locales ven como las compañías le quitan los servicios. La inversión hecha por las funerarias locales en instalaciones pasan a tener un valor importantísimo. La gente está acostumbrada a esas instalaciones y quieren seguir velando a sus familiares allí. En muchos sitios, se construye un Tanatorio de titularidad municipal que es el que da cobijo a las funerarias nacionales, cosa que les hace mucha pupa a los empresarios que ven como pierden por varios frentes a la vez.

Opciones:
– me asocio con esta gente o me comen.
– lucho hasta el final y a ver como salimos.

Pues así estamos a día de hoy, peleando.
Con Ocaso llevamos tiempo peleando, pero ahora Santa Lucía se está llevando servicios al Tanatorio Municipal y nos hace mucho daño.

 

Aunque la reflexión que les hice a mis compañeros hace muucho tiempo es: Ahora, las compañías no están haciendo ni más ni menos que lo que llevamos haciendo nosotros casi 20 años.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: