El caso del “Juntacadáveres” de Málaga

Quería publicar en twitter el enlace al periódico donde he leído una noticia sobre un tema que lleva coleando desde el año 1997, el caso del “Juntacadáveres” de Málaga, pero me parece un caso tan grave que prefiero contar aquí desde el principio qué es lo que “presuntamente” ha sucedido.

Todo parece ser (siempre presuntamente ¿eh?) que comenzó en los años 90 cuando unos trabajadores de varias funerarias (La Nueva, Funesur, Funema, La Soledad, La Estrella y La Popular como máxima responsable), trabajadores de compañías de decesos y empleados de Parcemasa de Málaga idearon un timo que consistía en cobrar las incineraciones de los cuerpos a las familias y entregarles unas cenizas de los restos. Pero lo que entregaban eran cenizas de otros difuntos ya que luego por la noche, hacían las incineraciones conjuntas de varios cuerpos a la vez ahorrándose las incineraciones individuales. Por el mismo coste incineraban varios cadáveres juntos tal y como se hace en los servicios municipales de incineración de animales.

Todo se destapó como siempre por un pequeño fallo ocurrido en 1995. Un hombre encargó a la Funeraria La Popular la exhumación de dos familiares para incinerarlos, pero cuando le entregaron las cenizas en la urna figuraban tres nombres. Este hombre se lo hizo notar a la funeraria y esta le retiró la urna y se la devolvió al día siguiente con la placa correcta… pero ¿¿cómo han separado las cenizas de ese tercer difunto de entre todas??
La familia se puso a investigar y descubrieron que uno de los dos restos fue incinerado en Sevilla, pero que del otro familiar que debía incinerarse no han logrado descubrir lo que ha sido de él.

Se continuó con la investigación y pillaron al empleado de Parcemasa haciendo incineraciones ilegales por la noche como en una auténtica película de gánsters. Se acercaba un coche por la noche, se hacían señales con los faros, abrían la puerta a hurtadillas y comenzaban la incineración.
Parece ser que no incineraban a todos los cadáveres. Solo lo hacían con algunos y repartían las cenizas en distintas urnas para entregar a las familias. Y con los cadáveres restantes… los guardaba Francisco Escudero Berrocal, alias el “Juntacadáveres” en su casa a la espera de deshacerse de ellos.
Por lo visto la Guardia Civil en un control rutinario de carretera encontró cuatro bolsas con restos humanos y cuando registraron su casa descubrieron un arcón donde guardaba restos de unas veinte personas.
En total conservaba restos de 47 cadáveres de una u otra forma.

Pues ahora, el principal imputado en esta locura (que no es el tal Francisco Escudero sino Emilio Paloma, dueño de la funeraria La Popular) ha logrado aplazar su ingreso en prisión (cuatro años le han caído aunque a mi me parecen pocos) alegando problemas de salud.

Increíble ¿verdad? pues más increíble es que ninguno de los imputados ha cumplido la condena que le impuso el juez (entre 2 y 4 años) y que de las 2772 incineraciones ilegales que hicieron, el juez les obliga a indemnizar con solo 2000 euros de mierda a cada una de las familias y hasta ahora no han pagado ni un céntimo.

Las compañías de seguros implicadas (Zurich y Mapfre también fueron absueltas de responsabilidad en 2007)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: